Contrato de alquiler de matrimonio que se divorcia

Contrato de alquiler de matrimonio que se divorcia:

 

En los casos de divorcio y separación, los cónyuges tienen que negociar todo lo relativo a los vínculos existentes. En los casos de propiedades comunes hipotecadas será aún más complicado, pero aún en los casos de contratos de alquiler, la situación y posibilidades legales son complejas.

Hemos de dejar claro que el derecho del propietario arrendador respecto de la vivienda alquilada no es modificada por el hecho de que los cónyuges arrendatarios (inquilinos) acuerden lo que estimen oportuno en el convenio regulador de divorcio amistoso, o a pesar de lo que pueda establecerse en la sentencia del Juzgado en procesos contenciosos.

Si el titular del contrato de alquiler son las dos partes, ambas seguirán vinculadas con las obligaciones con independencia de qué cónyuge se quede en el uso del mismo, al igual que si el titular es uno sólo de los cónyuges, y el uso y disfrute se le atribuye al otro, eso desvinculará al cónyuge obligado. Para poder modificar la vinculación, es obligatorio firmar otro acuerdo con el propietario arrendador, o si lo prefieren un nuevo contrato, pero el propietario, no está en ningún caso obligado, pudiendo rechazar la propuesta de modificación contractual perfectamente.

Divorciarse es fácil con voluntad de ambos esposos, pero siendo plenamente conscientes de las obligaciones contraídas, pues no puede pensarse que al divorciarse se resuelven todas las vinculaciones, y que cada uno de los dos «debe de buscarse la vida». Cada uno de los cónyuges tiene que ser claro y de esa manera comprometerse para asumir las obligaciones íntegras de la vivienda en la que se quede a residir, pues no es justo que el cónyuge que se marche tenga que asumir los incumplimientos de la persona que se mantiene en el uso. Habrá que analizar todas las circunstancias, especialmente las económicas, pero tampoco se debe de responsabilidad a uno de los cónyuges para obligarle a la asunción de las obligaciones del otro.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*